Se aprueba en Cuba Decreto-Ley de Bienestar Animal.

En correspondencia con el Cronograma Legislativo, el Consejo de Estado también aprobó el decreto-ley De Bienestar Animal, el que entrará en vigor a los 90 días posteriores a su publicación en la Gaceta Oficial de la República.

Esta disposición normativa establece las obligaciones de las instituciones y las personas naturales respecto a la protección y cuidado de los animales, y contribuirá a concientizar a la población en el respeto y la tenencia responsable de los mismos.

Durante el análisis del proyecto, se reconoció el actuar histórico de la Revolución en defensa de los animales, con un amplio basamento jurídico, que ahora alcanza un rango normativo superior.

Los integrantes del Consejo de Estado se refirieron a la transparencia de la consulta con los ciudadanos y diferentes instituciones para la conformación definitiva del texto, a la vez que expresaron sus opiniones sobre varios asuntos contenidos en el articulado, previo a su aprobación de manera soberana.

Al hacer uso de la palabra, el Presidente de la República destacó la importancia del decreto-ley, moderno, atemperado a la Cuba actual y resultado del diálogo con la población, como fiel reflejo de nuestra democracia socialista.

Se precisó que el Consejo de Ministros, en un plazo de hasta 90 días hábiles a partir de la aprobación del citado decreto-ley, emitirá su Reglamento.

¿Qué dispone el decreto-ley aprobado sobre bienestar animal?

SOBRE EL DECRETO-LEY

Uno de los aspectos que trata la disposición jurídica está relacionado con los animales de compañía. Al respecto, se establecen las condiciones que se deben cumplir cuando están en el exterior de la vivienda y las obligaciones de sus dueños para evitar las malas prácticas de personas que les procuran maltratos y no le garantizan, siquiera, el cuidado básico de su salud.

Dispone que los animales pertenecientes a la fauna silvestre, que han sido extraídos de su medio natural, se autorizan por las autoridades competentes de acuerdo con lo establecido en el Reglamento del Decreto Ley.

En el cuerpo legal también se detalla acerca de otro tema que ha causado polémica. Para el control de las poblaciones de animales callejeros se ratifica que se realiza bajo lo establecido en el Programa Nacional de Control y Prevención de la Rabia, del Ministerio de Salud Pública.

También se establece la conducta a seguir una vez que hayan sido recolectados y trasladados desde la vía pública a los centros de observación o recolección.

Arredondo Alfonso fundamentó que se ratifica la necesidad del cumplimiento de las normas de bioseguridad y el manejo zootécnico de los animales productivos en las instalaciones, para procurar que gocen de las condiciones que requieren. Mientras, establece las obligaciones de las personas vinculadas a estos animales productivos y a los de trabajo, para evitar cualquier forma de maltrato y garantizar su bienestar en situaciones normales y de desastres.

Por otra parte, se refirió a los requisitos que deben cumplirse para el uso de animales en actividades deportivas, de entrenamiento y de exhibición. Ratificó que a tales efectos se necesita la aprobación de la autoridad competente.

Igualmente, del uso de los animales con fines de experimentación, sobre todo animales vivos, el cuerpo legal detalla los principios y regulaciones, como la obligación de crear en estas instituciones un comité de ética para el uso y cuidado de estos animales.

De la misma manera, se exponen los principios para el uso de animales vivos en la educación. Inclusive, los profesores de asignaturas que requieren el uso de animales vivos deben ser calificados en Medicina Veterinaria, ciencias biológicas o especialidades afines.

Otra cuestión importante, a decir de Arredondo Alfonso, es que se actualizan los requisitos para la comercialización, transportación y sacrificio de los animales, tanto para las personas vinculadas, los medios de transporte, y en el caso de los sacrificios, las condiciones de las instalaciones, donde se realizará. Sobre este último, el documento legal trabaja el concepto de matanza humanitaria, para que el animal tenga una muerte rápida y compasiva.

Otro de los aspectos es la asistencia veterinaria. En su contenido se aclaran las obligaciones de los médicos veterinarios para ejercer esta actividad, tanto en animales productivos como en animales de compañía, sean acuáticos o terrestres. También señala que se realizará bajo estrictas regulaciones estatales y el control de la autoridad competente, para garantizar la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, la vigilancia epidemiológica y el control de las enfermedades de los animales.

Por otro lado, se establecen las responsabilidades en todo este empeño de los órganos del Estado y de las diferentes formas asociativas que tiene el país. Mientras, sobre las contravenciones, que se detallan en el reglamento, aclara cuantías significativas de multas, en función de eliminar cualquier forma de maltrato animal.

En general, este Decreto-Ley, que cumple con las expectativas de la nación, como un miembro respetado en la comunidad internacional respecto a estos temas, y también con las demandas de miles de personas, es fruto de una construcción colectiva, intersectorial y heterogénea, además, pone a Cuba a nivel del resto del mundo y atempera la actividad del bienestar animal a la realidad actual de este terruño caribeño.

(Con Información de Granma)

Categorías: Cuba, Sociedad | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: