El bloqueo ha causado, también, daños millonarios al sistema marítimo cubano

Puerto del Mariel, vistas tomadas desde la Escuela Nacional de la Defensa. Esta visita fue con los Moncadistas.Un buque en el que ondee la bandera de cualquier nación no puede tocar puerto estadounidense si carga consigo un marinero cubano.

O, hablando en plata, puede. Mas debe estar dispuesto a amortizar una penalidad de 1 500 dólares diarios por cada uno de estos tripulantes, a quienes, además, se les impide bajar a tierra.

He aquí una de las leyes más absurdas que contiene el bloqueo. Una ley que, hoy en día, impide a Cuba enrolar mensualmente a 500 marineros en em­barcaciones comerciales. Esto, sumado al hecho de que un barco que ancle en puerto cubano debe esperar un mínimo de 180 días para tocar puerto norteamericano, causa, lógicamente, que no todas las em­bar­caciones foráneas estén dispuestas a arri­bar a nuestro país.

Así, de las 1 100 capacidades portuarias con que cuenta la Isla (anualmente) para admitir escalas de cruceros, hoy, por afectaciones del bloqueo, son ocupadas apenas el 11 %. Este hecho representa para Cuba una pérdida anual de 149, 5 millones de dólares, se­gún datos ofrecidos a la prensa por Juan

Carlos González Zamora, director general del Grupo Empre­sarial de Transporte Marí­timo Por­tuario.

La labor de más de una entidad adyacente se ve afectada también por el bloqueo, explicó el directivo. Ejem­plo de ello lo constituyen los agentes consignatarios, quienes gestionan las necesidades de los buques en los puertos, de cara a las autoridades cu­banas. Es lógico, a menos barcos an­clados, menos necesidades. Y una pérdida anual aproximada de 2,2 millo­nes de dólares para el país.

De igual manera, el bloqueo afecta grandemente al sector portuario en términos de reparación y mantenimiento de los equipos. Al respecto, González

Zamora explicó que dicha política limita, por ejemplo, el acceso a sitios de internet que proporcionen información técnica actualizada. Esta información facilitaría los procesos de reparación, sin embargo tenemos que obtenerla por terceros países, lo cual extiende el tiempo y encarece las reparaciones.

A pesar de ello —concluyó inclaudicable—, los trabajadores del sistema marítimo portuario estamos dispuestos a resistir otros 50 años de bloqueo si fuese necesario; sin ceder un ápice de nuestra dignidad; sin jamás ponernos de rodillas.

Anuncios
Categorías: DD.HH, Economía, Estados Unidos, Historia, internacional, Organismos internacionales, Política, Revolución, Sociedad, Solidaridad | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: