Polo Montañez y su Flor pálida

Hay una flor,
Un día en el camino.
Que apareció marchita y deshojada,
Ya casi pálida, ahogada en un suspiro.
Me la llevé a mi jardín para cuidarla.

Aquella flor de pétalos dormidos,
A la que cuido y con todo el alma.
Recuperó el color que había perdido,
Porque encontró un cuidador que la regara.

Le fuí poniendo un poquito de amor,
La fuí abrigando en mi alma,
Y en el invierno le daba calor,
Para que no se dañara.

De aquella flor hoy el dueño soy yo,
Y he prometido cuidarla.
Para que nadie le robe el color,
Para que nunca se vaya.

De aquella flor surgieron tantas cosas,
Nació el amor que ya se había perdido,
Y con la luz del sol se fue la sombra,
Y con la sombra la distancia y el olvido.

Le fuí poniendo un poquito de amor,
La fuí abrigando en mi alma,
Y en el invierno le daba calor,
Para que no se dañara.

De aquella flor hoy el dueño soy yo,
Y he prometido cuidarla.
Para que siempre este cerca de mí,
Para que nunca se vaya.

Anuncios
Categorías: Cultura | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: