Los que portaron nuestra bandera en la embajada cubana en Washington

Integrantes de la Unidad de Ceremonia de las FAR, que Izaron la Bandera Cubana junto al Canciller Bruno Rodríguez en la Embajada de Cuba en Washington. (foto Jorge Luis Gonzàlez) 4-8-15 Unidad01N9 De derecha a izquierda Mayor Yuniesky Argudín Díaz, segundo suboficial Giraldo Triguero Patterson, primer suboficial Lázaro Hanoi Isaqui Martínez y suboficial Yuniesy González Tamayo.

Llegaron vestidos de manera informal, tres de ellos con camisas rosadas, de mangas largas; uno la llevaba a rayas. Los cuatro con pantalones oscuros: estaban en Washington.

Era la tarde del 17 de julio del 2015 y al irrumpir en la residencia número 2630 de la Avenida 16 de la capital norteamericana, los aguardaban José Ramón Cabañas, Encargado de Negocios de la que sería nuevamente sede diplomática de Cuba, y un grupo de funcionarios: mujeres y hombres.

Los cuatro jóvenes: mayor Yuniesky Ar­gu­dín Díaz, suboficial Giraldo Triguero Patter­son, segundo suboficial Lázaro Ha­noi Isa­qui Mar­tínez y el suboficial Yunieski Gon­zález Ta­mayo fueron recibidos con alborozo. Se trataba de los miembros de la Unidad de Cere­mo­nias del Es­tado Mayor General de las Fuerzas Armadas Revo­lu­cio­narias que portarían la bandera cubana que se izaría en la em­bajada de nuestro país, después de 54 años de haber sido retirada la enseña patria tras el rompimiento de relaciones diplomáticas del gobierno de los Es­tados Uni­dos con la Repú­blica de Cuba, en 1961, cuan­do aún no había nacido ninguno de ellos.

No hay que preguntarles la impresión que recibieron al llegar a la hermosa mansión. Ellos eran parte del primer grupo de la delegación cubana que arribaba a Washington. El mayor Yuniesky Argudín nos lo dice, espontáneamente, en una terraza sombreada, en la sede de la Unidad de Ceremonias del Estado Mayor General de las FAR, ya de regreso: “Es como si lo estuviera viendo ahora en este instante. Los compañeros funcionarios de nuestra embajada estaban muy alegres y emocionados, mujeres y hombres. Nos dijeron que al vernos llegar ellos estaban aún más seguros de que nuestra bandera sería izada el 20 de julio y que ese sería un día histórico”.

Un recorrido por la sede. Se detienen donde están los seis escudos que representaban las antiguas seis provincias de Cuba, luego una gran mesa e, inmediatamente después de co­nocer el lugar por dentro, comenzaron a fa­miliarizarse con el sitio exacto frente al jardín de la entrada, a la izquierda, donde estaba co­locado el mástil de nueve metros de alto desde la base a la cornamusa, el punto donde se fija la cuerda con la cual se izaría la bandera de tres metros de ancho y seis de largo. Todos los detalles los saben al dedillo.

Ahora distendidos, sin protocolo, sentados en la terraza de la Unidad, cuentan hechos y emociones que no pueden ocultar. De vez en cuando fijan la mirada en las paredes donde hay colocados varios cuadros con fotos de momentos estelares de la Revolución, en mu­chos de los cuales aparecen Fidel o Raúl, así co­mo escenas que por sí solas muestran he­chos muy relevantes vividos en Cuba.

Su pormenorizada historia no se detiene. Cuentan que aquel día después de aclimatarse al impensable escenario los llevaron al hotel Washington. Obviamente, expresa el Mayor y asienten los otros, les costó trabajo dormir.

Giraldo Triguero Patterson, aunque nació en La Habana, fue criado en el pueblo de He­rradura, en Consolación del Sur, Pinar del Río. Es el más joven de los cuatro y el más locuaz y sonriente.

“¡Cómo nos abrazaron los compañeros de la Embajada! y decían ‘Ahora sí estamos seguros de que habrá ceremonia, porque ustedes ya están aquí’. Así es como lo dijeron, y nos abrazaban y volvían abrazar a la llegada, en la en­trada misma del edificio. Nos abrazaban…”.

A Lázaro Hanoi Isaqui Martínez —el de mayor edad entre los cuatro— se le salen las lágrimas y eso que es el de más experiencia en la Unidad de Ceremonias, pues había participado hasta en el traslado de los restos del Che a Santa Clara, así como en varias visitas de presidentes a Cuba e incluso en la ceremonia de bienvenida al Papa Juan Pablo II, entre otros importantes momentos.

Lázaro casi no puede hablar.

“Después llamé a mi familia, hablé desde allá con mi mamá y con uno de mis dos hijos —dice con la voz entrecortada—. ¿Usted sabe lo que es eso, el compromiso que tuvimos? Portar la bandera cubana, nuestra bandera allá, después de 54 años. Ese honor es demasiado grande, demasiado grande. Se me salieron las lágrimas al concluir. No pude evitarlo, ni quería”. Ahora tampoco logra disimular su emoción.

“Yo pensé allí en los jóvenes del Cen­tenario de Martí, porque estábamos en vísperas del 26 de julio”. Ahora es Yunieski Gon­zález Ta­ma­yo, natural de Campechuela, en la provincia de Granma el que habla. A él le vinieron a la men­te en aquel instante, hechos tales como el Mon­cada y el desembarco del Gran­ma, que por eso lleva ese nombre su provincia —dice—, y Fidel y Raúl. Evocar a esos dos gigantes le hizo sentir ganas de gritar “¡Viva Fidel!”, “¡Viva Raúl!”, comenta.

El mayor Yuniesky Argudín recuerda que ese día, el 20 de julio de este año 2015, cuando se vieron uniformados, fue que él de verdad se dio cuenta que eran los primeros militares cubanos que estaban en Washington, vestidos con sus uniformes, y le parecía algo irreal. “Eso nos lo habían dicho antes compañeros de la Embajada, pero no lo había sentido así… Y representábamos también al pueblo cubano. Confieso que me sobreponía solo por la preocupación respecto a la bandera. Porque quería verla flotar cuando la izáramos, pero había poco aire en ese momento. Ahora bien, cuando la bandera llegó a la roldana, allá arriba y vi que empezó a desplegarse volví en mí.

“No hay tarea, por difícil que sea, que el des­tacamento de la bandera nacional no cumpla, pero aquella era única, nunca había ocurrido. Después de 54 años, más de medio siglo, imagínense”, continúa el mayor Yu­nies­ky.

“Había mucha gente en el jardín, en su ma­yoría norteamericanos que aplaudieron, pero además la delegación nuestra donde estaban atletas de bien ganada fama como Yunidis Cas­tillo, más Eusebio Leal, Silvio Rodríguez, Kcho…”.
Cuentan más, toman uno tras otro la palabra:

—En los ensayos, tan pronto él llegó, estaba con nosotros Ricardo Alarcón, porque él tenía ex­periencia en cuanto al lugar y nos ayudó mu­cho.
—Y Eusebio Leal nos contaba la historia de la bandera cubana, incluyendo todo lo referido a la que se quitó y él traía, y que luego se llevó otra vez para el museo.
—El canciller Bruno Rodríguez Parrilla, cuando llegó el día 20 de julio y terminó de izarse la bandera cubana, cuando concluyó  toda la ceremonia con el Himno Nacional y demás, se quedó parado como si no supiera qué hacer, estaba emocionado, tal vez tanto o más que nosotros.
Y luego adentro de la Embajada ocurrieron más cosas.

“Por primera vez en su vida Silvio Rodrí­guez se había puesto corbata, él lo dijo, tenía una antigua pero alguien le prestó otra más moderna. No parecía cómodo, pero dijo que para un acto así la aguantaba, que ese acto lo merecía”, habla el Mayor.

“Nunca me sentí tan honrado como en ese día”, confiesa por su parte Giraldo.

—Y algo inolvidable— nos contó el mayor Yuniesky Argudín: “Danny Glover estaba allí y nos fue arriba a abrazarnos. Nos iban a retratar y él hizo como si se arreglara. Fue cuando entrábamos en la sala. El traductor nos dijo que Danny Glover había expresado ‘para ponerme más bonito’, y se echó a reír con una carcajada afectuosa. Nos abrazó a nosotros, de nuevo y expresó: ‘Nueva victoria’.

“El ministro Bruno nos dijo: ‘Ustedes están en la historia’. Y yo me dije a mí mismo, pero no por nosotros, sino por Fidel y Raúl. Si esto es así, que ondee otra vez nuestra bandera en la sede de la Embajada de Cuba en Washin­g­ton después de 54 años, es por ellos”, cuenta el mayor Yuniesky Argudín Díaz, que nació el 11 de septiembre de 1980, nada me­nos que 19 años después de ser arriada.

Luego fue el viaje de regreso. Entonces vistieron con traje formal, como indica el protocolo. Fue un viaje en el cual el Canciller hablaba con todos, iba y venía por el pasillo de la aeronave y mostraba lo que pudo filmar con su celular.

“Nunca en la vida nos va a pasar algo semejante”, se miraron los cuatro, confimando las pa­labras de Yuniesky Argudín.

SÍNTESIS BIOGRÁFICAS

Mayor Yuniesky Argudín Díaz. Desde la primera enseñanza integró el equipo de ba­loncesto provincial y participó en los Juegos Es­­colares a nivel nacional. Se destacó en la asignatura de química; pasó al grupo nacional de exploradores y ahí se le despertó el interés por las Fuerzas Armadas Revolucionarias, in­gresando después en los Camilitos y luego en la Escuela Inter­armas de las FAR General An­tonio Maceo. Le otorgaron va­rias distinciones, como la Medalla José Antonio Eche­verría. Lo seleccionaron joven ejemplar, formando parte del destacamento de ceremonia de la es­cuela dio lectura al compromiso de graduados en la Tribuna Antimperialista José Mar­tí. Es militante del Partido Comunista de Cuba.

Suboficial Giraldo Triguero Patterson. Es­tudió en la escuela primaria Enrique Hart Dá­valos. En esta enseñanza obtuvo resultados satisfactorios en el ámbito académico y deportivo, participando en competencias de atletismo y baloncesto. Obtuvo un título de técnico de nivel medio e ingresó en el 2000 en la Unión de Jóvenes Comu­nistas. Hizo el servicio militar. Pasó un año como soldado y luego forma parte del grupo de sargentos profesionales.

Segundo suboficial Lázaro Hanoi Isaqui Martínez. Realizó la enseñanza primaria en la escuela Lázaro Pe­ña, en La Habana, y la secundaria básica en la ESBU XI Festival, en Alamar. Su primera actividad laboral la realiza en la imprenta de las FAR, como ayudante de almacén. Realiza el ser­vicio militar activo. Ingresa en la Unión de Jóvenes Comunistas. En el 2002 es ascendido a suboficial y nombrado Jefe de destacamento de Bandera Nacional en el 2004, asciende a segundo suboficial en el 2015.

Suboficial Yunieski González Tamayo. Hi­zo la enseñanza primaria en la escuela José Machado Ro­dríguez, de Campechuela. Los es­tudios se­cun­darios transcurrieron en la Miguel Espi­no­sa Ca­brera. Fue llamado al ser­vicio mi­litar ac­tivo en el 2010 para la Uni­dad de Cere­monias del Estado Mayor General de las FAR. En el SMA fue especialista en el primer pe­lotón del primer desta­ca­mento. Miem­bro de la UJC. Participó en el re­cibimiento del Papa Be­nedicto XVI, del presi­dente Vladimir Putin y del presidente maduro, entre muchas ceremonias. Jun­to a Isaqui Mar­tí­nez y Giraldo Tri­guero participó en el acto de con­deco­ra­cio­nes por el 500 ani­versario de Santiago, Ciudad Hé­roe.

Tomado de Granma.

Anuncios
Categorías: Revolución | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: