José Martí y su vocación pedagógica

 

Toda la creación martiana tiene un indudable valor pedagógico, no en balde el propio Rubén Darío en varias ocasiones lo llamó Maestro, reconociendo de esa forma la noble tarea educadora de Martí, que no sólo se circunscribió al carácter didáctico de muchos de sus discursos, artículos periodísticos o su revista infantil La Edad de Oro, sino que caló más profundamente, ya que el poeta cubano vivió la experiencia extraordinaria de ejercer como profesor durante su estancia en el exilio.

Martí también fue maestro de obreros; cuentan que en un casa de la calle 74 de Nueva York se fundó en 1890 la “Sociedad Protectora de Instrucción La Liga” junto al tabaquero Rafael Serra, en esta liga cierran filas hijos de Cuba y Puerto Rico que constituyen una avanzada de hombres sencillos y abnegados que quieren la independencia de sus patrias. En medio de esta liga, Martí crea una escuela donde blancos y negros; obreros e intelectuales; todos unidos convierten a la Liga en una colmena de saberes, donde Martí ratifica su nombre de Maestro con mayúsculas porque así lo llamaban aquellos hombres de manos callosas que asistían a las aulas de La Liga.

Gracias maestro

Girasol

Categorías: educacion, Historia, Sociedad | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: