Cuba, Primero de Enero :

Cuba, Primero de Enero: Revolución.

“No nos engañemos creyendo que en lo adelante todo será fácil; quizás en lo adelante todo sea mas difícil”, Fidel.

Por Sergio Medina

“La Revolución empieza ahora, la Revolución no será una tarea fácil, la Revolución será una empresa dura y llena de peligros”, así lo expreso Fidel en el Parque Céspedes en Santiago de Cuba unas horas después del triunfo revolucionario el Primero de Enero de 1959.
Fidel ante una multitud de entusiastas santiagueros y seguido por todo el pueblo cubano, advertía de los peligros a que se enfrentaría la triunfante Revolución, que fue precedida por la preparación de un golpe de estado por militares batistianos, cuyo fin era impedir que las fuerzas del Ejército Rebelde lograran el triunfo y permitir la huída la noche del 31 de diciembre del tirano Fulgencio Batista y de sus más cercanos esbirros y asesinos como los Tabernillas, los Pilar García, los Chavianos, los Salas Cañizares y los Venturas, responsable de la muerte de miles de cubanos.
Por primera vez en la historia de Cuba y luego de dos duros años y 29 días de lucha armada, primero en la Sierra Maestra y luego en toda la geografía nacional y de acciones de apoyo de la clandestinidad en las ciudades, el pueblo lograba su plena libertad y soberanía .
Esta vez los mambises del Siglo XX si pudieron entrar a Santiago de Cuba y no fue frustrada la Revolución como ocurrió en la contienda de 1895 cuando después de largos años de lucha contra el colonialismo español y en momentos que el triunfo sobre los españoles era un hecho consumado, entraron de manera oportunista las fuerzas militares intervencionistas de Estados Unidos y al General Calixto García, que había luchado durante 30 años no lo dejaron entrar a Santiago de Cuba, imponiendo luego su poderío y control sobre la vida nacional hasta el primero de Enero de 1959.
Ante la multitud enardecida Fidel recuerda que esta es una Revolución verdadera, que no sería como la del año 1933 , traicionada por el tirano Batista, ni como el año 1944 cuando se creyó que al fin el pueblo había llegado al poder y los que lo tomaron fueron los ladrones.
“Ni ladrones, ni traidores, ni intervencionistas. Esta vez sí que es la Revolución”, dijo el líder de todo un pueblo y joven Comandante del triunfante Ejército Rebelde , quien agrego que por primera vez Cuba será libre y el pueblo tendrá lo que merece . “No hay otro compromiso que con el pueblo y con la nación cubana”, afirmó.
Mientras Fidel y Raúl se encontraban en Santiago de Cuba, las columnas de los Comandantes Ernesto “Che” Guevara y Camilo Cienfuegos, luego de duros y exitosos combates durante la invasión y por orden del líder de la Revolución, avanzan hacia La Habana para asumir el mando en la Fortaleza de la Cabaña y el campamento militar de Columbia.
Fidel inicia entonces un largo recorrido desde Santiago de Cuba hasta La Habana, que fue seguido por muestras de cariño y fervor revolucionario por todo el pueblo en los lugares donde los jóvenes barbudos del Ejército Rebelde pasaban, hasta llegar a la capital el 8 de Enero de 1959.
En Ciudad Libertad, antiguo campamento militar de Columbia, donde cientos de miles de cubanos lo esperaban , el líder de la Revolución hablando con la verdad , como siempre lo ha hecho, exclamó “La alegría es inmensa. Y sin embargo queda mucho por hacer todavía. No nos engañemos creyendo que en lo adelante todo será fácil; quizás en lo adelante todo sea mas difícil”
Tal y como advertía Fidel desde el primer día del triunfo revolucionario y los días posteriores ,la Revolución sería una empresa dura y llena de peligros y difícil para mantener su subsistencia y lograr los objetivos por los cuales muchos de sus mejores hijos entregaron sus vidas.
Los Estados Unidos, aliados del tirano Batista, a quien brindaron hasta el último momento todo su apoyo y recursos militares, dieron de inmediato cobija a criminales, asesinos , prófugos y ladrones, que encontraron en esa poderosa nación tierra fértil para sus conspiraciones y acciones contra la naciente Revolución.
Desde Estados Unidos se prepararon sabotajes, invasión, actos terroristas, atentados, secuestros, guerras biológicas y un criminal bloqueo económico y financiero que lleva ya más de cinco décadas, así como se ha brindado apoyo financiero y de todo tipo, a elementos contrarrevolucionarios y antipatriotas internos, unido a una guerra mediática dirigida a tergiversar y desinformar sobre la realidad cubana.
La Revolución , que logro su triunfo verdadero el Primero de Enero de 1959, y que es continuación histórica de las luchas iniciadas el 10 de Octubre de 1868 y el 24 de Febrero de 1895 y de 58 años de república mediatizada, se encuentra hoy en un proceso de profundización política , económica y participativa, dirigida a consolidar nuestro proyecto económico, político y social de cara al Siglo XXI.
Los jóvenes que asaltaron el Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, que desembarcaron en el yate Granma el 2 de diciembre de 1956, que escalaron la Sierra Maestra y los que en las ciudades se unían a la lucha enfrentándose a las fuerzas represivas y que se inspiraban todos en las ideas de nuestro Héroe Nacional José Martí, a quien no dejaron morir en el año del centenario de su natalicio en 1953 , nos entregaron el Primero de Enero de 1959 una Revolución verdadera y una patria liberada y digna .
Cuando la Revolución es una realidad viene a la mente el recuerdo de valiosos jóvenes como Frank País, Pepito Tey, Abel Santamaría, y cientos más que fueron asesinados y no alcanzaron a ver la patria libre por la que lucharon y entregaron sus vidas.
Corresponde a las presentes y futuras generaciones de cubanos mantener y consolidar esta Revolución de los humildes y para los humildes , pese a los riesgos y peligros que la asechan y a las dificultades que continuará enfrentando, como nos lo advirtiera hace 54 años , el más martiano de los cubanos, Fidel Castro.
El triunfo de la Revolución motivo de inmediato a poetas e intelectuales, que plasmaron en bellos poemas la alegría compartida con el pueblo que lograba por primera vez su definitiva independencia.
Jesús Orta Ruiz “El Indio Naborí” en su poema “Marcha Triunfal del Ejército Rebelde” expresa ese sentimiento por el triunfo revolucionario y admiración por el líder que hizo posible lo que parecía imposible.
En las estrofas finales de su poema nos dice:

Fidel fidelísimo, retoño martiano,
asombro de América, titán de la hazaña
que desde las cumbres quemó las espinas del llano
y ahora riega orquídeas, ¡flores de montaña!

Y esto que las hieles se volvieran miel,
se llama… ¡Fidel!
Y esta que la ortiga se hiciera clavel,
se llama… ¡Fidel!
Y esto que la patria no sea un cuartel,
se llama… ¡Fidel!

Y esto que la bestia fuera derrotada por el bien del hombre,
esto que la sombra se volviera luz,
esto tiene un nombre, sólo tiene un nombre:
FIDEL CASTRO RUZ .

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: